La sombra, Amor en la oscuridad

Yin-yang 3

Cuando hablamos de la sombra enseguida pensamos en algo maligno y tenebroso de acuerdo a la creencia injertada en nuestra mente. Nada más lejos de la realidad.

La sombra es la mitad de nuestra alma y no una entidad amenazante externa. Sin ella seríamos seres incompletos y de hecho lo somos cuando no la reconocemos en nosotros, la aceptamos e integramos.

La sombra forma parte del hombre desde su origen solo que en un principio estaba unida a la luz dentro de un alma que no conocía la separación y la dualidad del mundo material porque vivía plenamente conectada al mundo espiritual. En ese momento todo era tan perfecto que la evolución no podía ir más allá. Es por eso que el Espíritu decidió experimentar la materia con el fin de seguir creando nuevos mundos a partir de ella y continuar  con  su expansión infinita en el Universo.

Esta decisión se plasmó en lo que se conoce como la caída del hombre, el descenso a la tercera dimensión, la expulsión del paraíso, etc., y no es más que el deseo de conocer el lado oscuro de la existencia para seguir aprendiendo y evolucionando espiritualmente y volver al lugar de partida después de haber adquirido toda la sabiduría y conocimiento que proporciona la experiencia humana.

Y para ello dividió el alma en dos, masculino y femenino, hombre y mujer, luz y oscuridad y ahí comienza la historia de la sombra y la historia del olvido de la luz. El propósito último del ser humano, el objetivo final de todas sus encarnaciones en la Tierra es volver a recordar esa luz desde la oscuridad en la que vive, es volver a la dimensión espiritual después de haber reconocido a su otra mitad, su alma gemela, su sombra en la dimensión material.

Resulta así que es descenso tiene como fin el ascenso y ese proceso es imposible de realizar sin el conocimiento de uno mismo en su totalidad, como luz y como sombra, como parte divina y parte humana, como unidad indivisible unida a un Todo más grande.

La sombra tiene como finalidad el despertar espiritual, ella es la parte que vive en el sueño del olvido y busca desesperadamente conectar con la luz del alma. Ella es la que provoca situaciones y experiencias destinadas a que el hombre la vea y la escuche porque quiere darle la clave del conocimiento universal que le vuelve a conectar con los poderes espirituales y materiales que le corresponden como Dios que es en la Tierra.

El alma femenina está en la sombra y como tal ignorada, oculta, ausente de la conciencia en ambos sexos. Es la parte que decidió descender para volver a ascender por Amor a Dios, por Amor al hombre, única y exclusivamente por Amor. La sombra es puro Amor y ese es su mensaje desde el dolor, el miedo, el sufrimiento y la oscuridad. Ella porta la energía del Cristo con la promesa de lo que ha detrás: la ascensión y resurrección a una nueva vida, a un estado de conciencia superior después de haber crucificado al ego inferior.

El amor enterrado en la sombra es lo que hay que desenterrar para que vuelva a ocupar su trono en el corazón del hombre y en el corazón de la Madre Tierra. Ese es el rescate del alma femenina que gobernaba el mundo manifestando la belleza, el amor, el poder, la sabiduría y la armonía divinas hasta que cedió su reinado a la energía masculina de la mente controladora, manipuladora, destructiva y violenta.

El trabajo con la sombra resulta indispensable si estamos involucrados en el camino espiritual. En este sentido, la obsidiana se nos ofrece como herramienta perfecta para este fin, ya que vibra al unísono con la luz y la sombra, con Dios y con el hombre, permitiéndonos iluminar la oscuridad del alma con todo el Amor que ella encierra para acogerla en la luz superior de la conciencia.

Este es el trabajo que desarrollo en mis talleres con esta piedra de poder que abre la puerta a la magia del encuentro con el alma gemela, al proceso de cambio dimensional y a la liberación definitiva del yugo de la mente. La obsidiana resuena con el poder creador del elemento fuego que es quien obra el milagro alquímico de transmutación de memorias y el resurgir del alma gemela de las cenizas del volcán..

Si es tu deseo emprender este viaje, con mucho gusto te acompañaré durante el trayecto.

Visita mi página http://www.lacabanaquantica.com o contáctame en asunchavarri@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s