El desapego

apegos

 

El mundo de las emociones regido por los deseos es una etapa en el camino de la evolución que debe ser trascendida para logar la libertad plena. Cada emoción lleva en sí misma implícito un deseo, como por ejemplo la tristeza el deseo de muerte, el odio y el resentimiento el deseo de venganza y así podríamos continuar descubriendo cual es la fuerza oculta que maneja el complejo entramado del corazón.

El deseo es el motor que mueve a la humanidad; de él surgen los impulsos creadores que alimentados por la emoción correspondiente tomarán forma física en el mundo material. Y al igual ocurre con los impulsos destructores.

El cuerpo emocional es llamado también cuerpo de deseos y vincula al hombre con otros planos dimensionales creando lazos que le mantendrán atrapado más allá de la muerte. Esto significa que un deseo no satisfecho en vida o un apego, siguen vivos después de morir, encadenando a su progenitor a su propia creación e impidiendo la liberación definitiva del alma. El tránsito del alma a la salida del cuerpo se realiza de forma perfecta cuando no tiene cordones energéticos que la aten al mundo de la materia.

El apego es una energía de dependencia de algo o alguien difícil de romper por el vínculo emocional establecido en esa relación que se vuelve adictivo. Somos esclavos de nuestros apegos a veces tan absurdos como de pequeñas cosas de las que no nos queremos desprender. La ambición de acumular, de poseer, de no soltar, paraliza el flujo de la vida donde todo se mueve y conecta con el estancamiento de la muerte. Da igual que sean relaciones, emociones, objetos, sustancias o situaciones en las que estemos atrapados, el momento presente nos invita a resolver estas dependencias para continuar la marcha.

El dolor es intrínseco al apego y un aviso de que algo no funciona como debería y necesita revisión. La mayoría de las veces estas situaciones escapan a la conciencia porque no podemos ver la infinidad de hilos invisibles que estimulan el cuerpo de deseos y la emoción.

En el apego hay mucho drenaje de energía y cesión de poder con el desgaste físico, emocional, mental y espiritual que ello supone. Es una carga inútil que vamos atesorando para seguir alimentando al ego con dolor y sufrimiento.

Una de las exigencias que plantea la ascensión a la quinta dimensión es la sanación del cuerpo de deseos manifestando el desapego en cualquier circunstancia de la vida para recuperar el poder y la libertad.

Desapego significa que el deseo manifestado no se considera una posesión porque la intención de su creador es el bien general y no el bien egoísta personal. Es ir por la vida ligero de equipaje con el mundo emocional purificado después de haberse conquistado a sí mismo y haberse liberado de la tiranía y abuso del ego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s