EL HOMBRE QUE DECIDIÓ SER LIBRE

cueva3

En el momento en que el hombre se abre a la posibilidad de alcanzar la libertad, determina que todo lo que tiene que hacer en la vida es confiar en sus propias capacidades que le van a permitir desarrollar definitivamente su potencial.

El hombre que no sabe que vive encerrado en el interior de una cueva, está destinado a quedarse viviendo siempre en ella sin posibilidad alguna de poder ver la luz. El hombre que por el contrario está decidido a ver la luz del sol, está siendo puesto a prueba por los Maestros de Luz para que pueda demostrar que lo que verdaderamente le importa es su despertar espiritual.

Cuando un alma de luz sale de la cueva, el Universo entero se pone en pie para celebrar que un hombre de la Tierra empieza a recorrer el camino de la libertad y se le abren todas las puertas para que pueda cumplir con su deseo.

El alma que no sabe que tiene que salir de la cueva, no puede ni siquiera imaginar lo que hay fuera de ella porque desde su interior nada puede ser visto ni manifestado. El poco tiempo que el hombre dedica al conocimiento de sí mismo es lo que le impide despertar a lo que debería ser el mayor potencial, que podría ser definido como “lluvia de estrellas” en su aura.

En el nombre de Dios todo ha sido distorsionado y tergiversado para que el hombre no pueda conocer su verdadero origen y sea mantenido como esclavo en una sociedad que no le permite ser libre.

El país en el que cada uno vive es responsable de la esclavitud de sus habitantes y tarde o temprano ese peso caerá sobre sus espaldas, a menos que él mismo tome las riendas de su propia liberación como país. El país que decide que quiere ser libre, está obligado a permitir que sus habitantes decidan cómo les gustaría ser gobernados y dilucidar en qué circunstancias el orden debería ser impuesto y en este caso acordar una fórmula que a todos convenga.

El país que está en entredicho en estos momentos es el país de Grecia que está siendo puesto a prueba por sus hermanos de la Unión Europea con el fin de que pueda demostrar que todo lo que necesita para sobrevivir es su propio esfuerzo y lo que se llama “conciencia de unión”, en la que todos se sienten parte de lo que se pretende conseguir como país.

La incapacidad de la Unión Europea para controlar a los miembros que no comparten su política de restricción económica, desarrolla un mecanismo policial para que nadie pueda escaparse de su garra financiera y se le permita ser libre.

El poder que demuestran los países que se enfrentan a la Unión Europea, es el mismo poder que demuestra el hombre de la calle cuando decide que quiere salir de la cueva para desarrollarse como ser adulto e independiente de lo que se considera protección económica.

El hombre que desea subsistir por sus propios medios sin necesidad de tener que depender de nadie, está siendo también puesto a prueba por sí mismo y por su propia naturaleza animal que le dirige por donde tiene que ir para que todo lo que haga se convierta en dinero cuando sea consciente de que el dinero es lo que está dentro de su aura como lluvia de estrellas y que todo lo que tiene que hacer es esperar a que las estrellas se manifiesten en dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s