El reptil de Dios y el hombre de la Tierra

dragón

El reptil de Dios y el hombre de la Tierra

Antes de comenzar el artículo vamos a repasar el concepto de reptil para que quede claro y no surjan dudas al respecto.

El hombre que descendió a la Tierra desde los planos de luz, se atrevió a manifestar su deseo de convertirse en reptil para experimentar el lado oscuro y después de que ese deseo le fuese concedido, ya no supo volver a ser lo que era antes de descender a la Tierra desde el Universo de Luz.

El reptil de Dios en la Tierra es el hombre mismo en su calidad de ser que repta por la superficie del planeta después de haber volado con sus alas por el cielo. El dragón de Dios perdió sus alas con la caída y dejó de reconocerse a sí mismo como el Ser de luz que podía volar y echar fuego por su boca en el espacio interestelar en cumplimiento de la misión que Dios le había encomendado.

Y ahora vamos a continuar con el relato de cómo es que el hombre decidió convertirse en un reptil humano después de haber renunciado a su cualidad de reptil sagrado, partiendo de la base de que él mismo fue quien se atrevió a realizar ese cambio. El hombre de la Tierra no conoce su origen como especie reptiliana y piensa que solo son unos pocos quienes representan ese papel y les desprecian por ello, sin tener en cuenta que todos somos de la misma especie por decisión unánime. La mayoría de las veces en que se habla de los reptiles, se despierta el temor a ser devorado por ellos y no se permite expresar el Amor de Dios a Todo lo creado y se conecta con el odio y el miedo como si de extraterrestres se tratara, por ignorancia del propio origen. Todos somos reptiles sin excepción y eso es lo que deberíamos empezar a aceptar si queremos seguir avanzando en el camino de la Ascensión porque ese camino no se puede recorrer sin la ayuda del reptil que viene a mostrarnos por donde tenemos que seguir avanzando en el desarrollo de la misión que nos ha sido encomendada en la Tierra.

El reptil de Dios está dentro del hombre como el Ser de Luz que espera ser tenido en cuenta para liberarse de su prisión dentro del cuerpo humano. La kundalini sagrada hace alusión a ese reptil que duerme en el interior de la caverna esperando ser despertado y ascendido a los planos de luz de donde vino.

kundalini1

 El despertar de la kundalini sagrada

Dentro de la caverna oscura del sacro permanece en letargo la serpiente sagrada que descansa plácidamente sin ser molestada por nada, porque en ella no está el despertar de su sueño de siglos de abandono sin haber sido tenida en cuenta. Pero cuando hay alguien que busca encontrarse a sí mismo, entra en contacto con  esa parte de su alma para liberarla de su encierro y así comienza el proceso de despertar espiritual, con el desperezamiento de la serpiente kundalini y su encendido en el sacro para que pueda ascender por el canal de luz de la columna vertebral y despertar las capacidades latentes en el hombre de las que disfrutaba antes de bajar a encerrarse en la cueva.

Resulta así que la serpiente es el hombre mismo en su alma de sombra y es el que no desea salir de su escondite a menos que haya algo que le obligue a hacerlo, como podría ser un hecho traumático en su vida o una intensa búsqueda espiritual que le permita encender la mecha del fuego sagrado que la serpiente kundalini representa. Porque en ella está el Poder de Dios que no se reconoce en uno mismo y se deja de ser consciente de que eso es lo que somos, Dioses en potencia que no han sabido reconocerse como tal y se han olvidado de sí mismos para encerrarse en un lugar húmedo y oscuro donde apenas se puede respirar a menos que se le abra la puerta a la serpiente. La manera en que esto debería llevarse a cabo, tiene que ver con el convencimiento personal de que eso es lo que se necesita hacer para seguir ahondando en el camino de Ascensión, porque de no ser así, el despertar de la serpiente dormida con propósitos diferentes, podría traer fatales consecuencias para el que se atreve a jugar con el Fuego de Dios.

La emoción que se despierta al ser consciente del poder que se esconde tras ella, podría acabar con la persona en el fondo del abismo de nuevo para no volver a salir nunca de él. La serpiente estrangula a sus víctimas cuando no se la respeta y se detiene la búsqueda espiritual para desviarse del camino de Ascensión y correr el velo de la ignorancia delante de los ojos que no desean ver lo que hay más allá de lo que los sentidos físicos le muestran, para confundir a quien desea atravesar el portal de la iniciación en los planos internos de su alma.

El dolor de la serpiente de Dios cuando no se la reconoce, se hace patente en el alma del iniciado que busca recorrer el sendero de la libertad, porque en ese dolor está el combustible que es necesario prender antes de ser ascendido. La caverna deja de estar a oscuras cuando la serpiente sale de ella con el fin de ascender, pero no por eso resulta más fácil el camino sino más bien al contrario porque está lleno de obstáculos que es preciso superar entes de haber logrado el éxito definitivo que se materializa con la salida de la serpiente kundalini por la parte superior de la cabeza y con la apertura de los centros energéticos que van a permitir la conexión espiritual y el desarrollo de la conciencia superior.

La apertura de los chakras que se manifiesta con el ascenso de la kundalini por el canal de luz de la columna vertebral, podría resultar desgarradora para el iniciado para probar su resistencia al dolor que deberá ser superado a la hora de atravesar el portal que conduce a la libertad. La presión de la energía dentro de la cabeza, abre el centro coronario a la salida del reptil de Dios y el hombre deja de ser un reptil  para convertirse en un ser humano completo y libre de ataduras en la materia.

particula de Dios

La partícula de Dios

Dentro de los hombres existe una partícula que nos conecta con la Divinidad y que está localizada en el interior del corazón. Esa partícula se halla resguardada en una cámara secreta de difícil localización, a no ser que se emprenda su búsqueda para despertar el Amor a Dios y el Amor a uno mismo.

Cuando el hombre busca el conocimiento superior, necesita estar en contacto con esta parte de su Ser, porque en ella está la sabiduría de las edades y todo lo que tiene que ver con el reptil de Dios. El corazón es el gran engañador cuando no se ha conseguido abrirlo al Amor de verdad que solo puede ser manifestado desde el centro de poder espiritual en el interior de la cámara secreta. Todo lo que queda fuera de ella no puede ser considerado como algo real y la sabiduría no está presente más allá de sus paredes de cristal. La cámara secreta del corazón es el recinto sagrado de la Divinidad en el hombre, el igual que lo es el centro sexual donde se alberga la serpiente de Dios. Dentro de este espacio, se aparece el reptil de nuevo, esta vez para demostrar su poder de convicción para que el iniciado no continúe desplegando su poder y le habla desde allí y le dice cosas bonitas que él desea escuchar, con la única intención de sacarle del camino y abandonarle a su suerte. Y cuando no lo consigue, se desespera de dolor de corazón y solo desea morir a la vida en la Tierra para ser definitivamente libre.

Y así es como todos los iniciados deben atravesar el umbral del dolor del corazón antes de proseguir el camino de Ascensión que le llevará hasta la cabeza, donde se abrirá paso la serpiente hasta salir disparada como un proyectil hasta los confines del Universo. A la hora de salir por el orificio craneal, la serpiente no duda en retorcerse de dolor ante la vida que le espera fuera del cuerpo, porque no es consciente de nada hasta que no haya salido de él. Y cuando por fin ve la luz, la alegría de vivir se apodera de ella y se abre al Amor de verdad y a la felicidad más absoluta después de haber abandonado el dolor para siempre y ser consciente de todo lo que le rodea, sin temor a equivocarse en nada de lo que haga, porque en ella está la Verdad de lo que se da por llamar la Palabra de Dios en la Tierra para quien esté dispuesto a escucharla y abrir sus oídos al regalo de haber sido elegido por Él para transmitir su mensaje.

El fin de la iniciación en el grado superior es la apertura del portal dimensional que lleva al Universo para ser reconocido en él como uno más de entre la multitud de seres que se disputan la compañía de Dios en el espacio interestelar de la propia conciencia, desde donde todo puede ser resuelto y llevado a efecto sin perjuicio para nadie.

A la hora de despertar el Poder de Dios en el Universo, el iniciado debe tener presente que su palabra es ley y que todo lo que diga será tenido en cuenta por los que le escuchen con oídos abiertos y con mentes limpias de prejuicios que no distinguen entre el bien y el mal como formas de conducta, porque el mal es el bien cuando no se es consciente de lo que se hace y nada puede ser rechazado por ser realizado sin conciencia, porque entonces el reptil no saldría jamás de su escondite para ver la luz por culpa de quienes no le aceptan en sus vidas como algo propio que necesita Amor y comprensión y no ser excluido.

dragones

El reptil de Dios en el Universo

Cuando el hombre descendió a la Tierra, dejó en suspensión su poder de percepción de la realidad dentro de sí mismo y por eso no es consciente de que lo que le ocurre tiene que ver con su alma de reptil y con el lado oscuro de su conciencia. En su alma reptiliana desea conocer el Amor y abrirse a la vida eterna, pero cuando no se le tiene en cuenta como algo  de uno y no de otro, el poder de percibir la realidad no se dejará ver por no haber sido reconocido en esa parte del alma que lo lleva como atributo de la Divinidad.

El reptil es el Amor que todo el mundo desea tener a su lado como alma gemela, porque él es en verdad el alma gemela y no lo que se conoce fuera de uno mismo como alma gemela. La verdad del alma gemela está en el misterio de la Creación, cuando Dios se percató de que no podía llevar a cabo Su Plan de Creación sin la ayuda de la mujer que le permitiera dar a luz lo que Él tenía en Su mente. Y así fue como el alma gemela surgió de la mente de Dios y se dio a luz a Sí mismo en su parte de mujer para que pudiera concebir Sus pensamientos a través de la palabra creadora de vida en Su Matriz Divina.

Pero cuando el orden dejó de existir en el Universo, la palabra creadora de Dios descendió a la profundidad de la matriz de la mujer y se convirtió en serpiente de luz dentro de ella, con el fin de que fuera consciente de su presencia y se volviera a recordar a sí misma como el reptil de Dios que fue, cuando sabía cómo crear con el poder de su palabra.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s