La emoción de la alegría asociada al dinero

dinero y felicidad

 

No todo el mundo es capaz de sentir el placer de ser feliz en las circunstancias más difíciles, que es de lo que se trata, porque en  el caso contrario no tendría mérito, ya que el hombre está diseñado para que nada altere su condición de ser un espejo que refleja la vivencia del otro y todo lo que no le resulta de su agrado lo rechaza porque no lo quiere ver en él.

El significado de la palabra “alegría” está por encima de la emoción, que es un mecanismo reflejo de una situación placentera que se vive de manera automática sin ser consciente de lo que supone estar en ese estado vibracional. La alegría de vivir, por ejemplo, se podría resumir en dos palabras que son el resultado de un trabajo que se lleva a efecto en los niveles internos y se llama Amor a la vida tal y como se presenta, dejando de lado el egoísmo de sentirse víctima de las circunstancias que se han elegido para sobreponerse a la inercia de la sombra.

La pesadumbre de la decisión de no ser feliz se enquista en el alma para que no pueda salir adelante en su propósito de vida y se materializa en situaciones penosas que hacen al individuo vulnerable a los ataques de los demás, a los que no puede ver como aliados en el nivel del alma sino como enemigos en el plano de conciencia de percepción limitada.

La emoción de la alegría se convierte en un obstáculo para quien no la quiere ver y disfrutarla porque en ella todo es luz y no se deja engañar por las apariencias de lo que no es real, ya que en el momento de sentirla lo demás desaparece de la vista y solo se ve lo que hay detrás, que es nada más que el Amor a Todo lo Que Es.

El Amor a todo lo Que Es incluye lo bueno y lo que llamamos malo sin distinción y no se anda con rodeos a la hora de calificar, porque no existe el juicio para él y no se deja amedrentar en el Espacio Sagrado del corazón, en el que no se califica nada como de bueno o de malo y se siente Amor por todo.

La zona de confort de la alegría se limita al resultado de lo que se vive como experiencia positiva sin más, sin tener en cuenta el proceso que se ha llevado a cabo con anterioridad y eso es lo que ocurre en circunstancias similares en las que no se prevé el desenlace. Pero algo diferente se da en el caso en el que se deja de lado el resultado y se pone el énfasis en la decisión inicial, que se podría considerar como iluminada desde la Luz del Alma para que no se produzca error y sea para el mayor bien de todos.

El problema que existe para cada uno de los seres humanos a la hora de manifestar la alegría, es que con el resultado a favor se deja de ver el otro lado de la experiencia y pasa desapercibido el complemento en su energía de luz y podría ser que se diera el caso de que el otro lado fuera aún mejor de lo que se hubiera imaginado. Y así por ejemplo, tenemos el caso de alguien que acertó el número de la lotería nacional en su premio máximo y por no pararse a pensar en qué es lo que podría haber obtenido como beneficio si ese dinero se manifestara en luz, dejó de ver la ganancia real del dinero que le había tocado.

 El deseo de ser rico

La necesidad de poseer cantidades ingentes de dinero para ser feliz, es una de las características del ser humano que no se conforma con lo que tiene y se dedica a acumular riquezas en aras de una vida mejor. Pero cuando le llega la hora de la muerte, nada de lo que ha conseguido atesorar le resulta de utilidad en el otro lado y se da cuenta de que se ha desperdiciado toda una vida sin haberse preocupado de nada más.

El deseo de acumular riquezas para conseguir la felicidad, no es el camino directo hacia ella sino más bien al contrario, en el sentido de que lo que se hace sin un fin específico de ayuda a los demás, deja de tener valor a los ojos de Dios y se convierte en basura energética que se vuelve en contra de su propietario. Cuando el valor del dinero no se corresponde con su contenido equivalente en luz, se desentiende de la persona que lo tiene sin apreciarlo en lo que es y se marcha de su lado para ver si así recapacita y se compromete a valorar lo que tiene como riqueza espiritual.

La materia de luz que hay detrás del dinero se descompone cuando no es utilizado en la misión que se ha venido a realizar, así como no se le permite tampoco salir a la luz de su encierro en el banco hasta que no haya alguien decidido a utilizarlo para traer Luz al mundo. La consecuencia de la decisión de no ser rico en dinero hasta no haber alcanzado la riqueza espiritual, se muestra en el aura como un Ser de Luz de grandísimas proporciones, que se dedica a ayudar a quien lo porta controlando el dinero que gana para que no se eche a perder el propósito de su Alma y se confunda en el camino de conseguir la felicidad a base de dinero.

La única felicidad que es posible se relaciona con la alegría del corazón del que sabe lo que hay detrás de Todo lo Que Es y se manifiesta en riqueza espiritual y material cuando le llega el momento de disfrutar de ambas en la unidad del alma que no conoce la separación del otro.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

 

La consecuencia de no ser libre

hombre libre

La mayoría de las personas se preguntan el motivo por el cual no se pueden sentir a gusto con lo que hacen, como si de ello dependiera la supervivencia y no se fuera capaz de realizar algo más acorde con la intención creadora que cada uno ha venido a manifestar como parte de su plan de vida.

La certeza o no de la propia capacidad deja entrever la posibilidad de independizarse de los demás en relación al trabajo que se hace para ganarse la vida, ya que cuando alguien se propone conseguir una meta para la que no ha sido preparado con anterioridad, todo se le vuelve en contra por el simple deseo de querer salirse de lo que estaba previsto para él en el programa de la especie.

Cuando se hace el esfuerzo adecuado para lo que se quiere conseguir, llega un momento en el que todo se disuelve como por arte de magia y la energía de luz empieza a fluir acorde con el propósito que se ha puesto en movimiento, sin dejarse llevar por el pesimismo de los primeros momentos en los que todo parece ser oscuro e incomprensible para quien nunca se ha preocupado de comenzar algo nuevo sin ser dirigido por nadie desde el exterior.

La condición humana de no ser libre plantea la pregunta al aire para quien se atreva a responder desde el interior de sí mismo, sin dejarse influir por lo que le digan los demás a través de los medios de comunicación. Y la pregunta es: ¿por qué no soy capaz de ser feliz a pesar de lo que tengo como riqueza material?

Quien se haya podido responder es seguramente porque ya está en el camino de ser libre, o al menos de intentarlo, porque en ese caso se lo habría planteado con anterioridad y conocería la respuesta, ya que solo el que se pregunta el por qué del sufrimiento a pesar de tenerlo todo, se encuentra capacitado para dar el salto que se requiere dar para salirse del programa de control de la especie del hombre.

La energía que se necesita para salirse del programa, equivale a la que se pondría en movimiento con una bomba atómica dentro del cuerpo de luz y dentro del aura de la persona que lo consigue y se podría decir que en tal caso se produciría una tormenta eléctrica en el aura del iniciado que le llevaría a abandonar el cuerpo físico aún estando en la Tierra, a modo de proyectil que se encamina hacia el cosmos para traerse de vuelta la sabiduría  de las edades.

La potencia de luz que se despliega con la iniciación se convierte en huracán, de tal manera que a partir de ese instante se vuelve a ser libre de nuevo para asumir el poder de control sobre sí mismo y el resultado de ser libre se deja ver en el aura y se percibe en el cuerpo de luz como una sensación de bienestar generalizado que no responde a nada en concreto, sino más bien a la felicidad de haberse encontrado por fin en el Espacio Sagrado del Corazón de Dios, que no admite lugar a dudas en cuanto a su ubicación porque se deja sentir como una gran llamarada de Fuego y de Amor a todo lo que hay en el exterior y a uno mismo.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

El Camino Iniciático

iniciacion

La materia de luz que se encuentra encerrada en el corazón se tiene que abrir para salir de allí y expandirse alrededor de todo el cuerpo. Cuando eso ocurre, se manifiesta el Cuerpo de Luz en el individuo y se deja de ser uno más de entre la multitud de seres que aún no han llegado a despertar de la ilusión de la vida terrena. Lo que se desarrolla cuando se abre la puerta del corazón, es lo que se conoce en círculos esotéricos como el camino iniciático, a partir del cual se comenzará la trayectoria de Ascensión hacia la dimensión del Amor.

La iniciación es un proceso arduo que requiere de mucha energía y empeño a la hora de seguirlo, porque en él se pone a prueba al individuo para considerar si eso es lo que de verdad desea y la capacidad que tiene para demostrar hasta dónde es capaz de llegar para conseguir su objetivo.

La realidad de la iniciación no es otra más que el descubrimiento de uno mismo en su parte más oscura, a fin de conocer cuál es el mecanismo de autosabotaje  que impide la plena manifestación de la vida tal y como se ha de manifestar algún día en el que todos seremos Uno.

La iniciación está abierta a cualquier persona que sea lo suficientemente hábil para descubrir esa parte de sí que no se deja ver por miedo a la luz y que no quiere ser puesta en evidencia ante otros para que no se le tache de depredador, como si los demás no fueran también él mismo en su parte de inconsciente que hay que reconocer como propia.

El camino que se abre al iniciado se podría calificar de rosas y espinas a la vez que de sufrimiento y dolor por las pruebas que se le presentan para ser resueltas y despojadas de su contenido de dolor mediante la transmutación de la energía de pesar en amor a la situación que se vive, como parte del proceso que el Alma debe transitar para llegar a su destino y desprenderse de la oscuridad en su interior.

La situación del iniciado una vez ha logrado traspasar el umbral de la puerta que le lleva a la luz, es de lo más peculiar en el sentido de que deja de estar en la Tierra de oscuridad para vivir en el plano de Luz de la quinta dimensión donde se encuentran los otros Maestros que han seguido el mismo camino que él y que han conseguido hacerse un hueco entre los elegidos que forman parte de la Gran Hermandad Blanca en los planos ocultos de la Conciencia Universal.

La vida del iniciado que se integra en la filas de la Logia de Maestros e iniciados en la ceremonia de iniciación que se lleva a cabo en Shamballa, se convierte en alegría y dicha sin fin después de haber superado las pruebas que le han llevado hasta allí y su alma se regocija en el encuentro con los demás que como él han sido capaces de elevarse por encima de la mediocridad de la vida a la que no se reconoce su propósito de evolución espiritual.

A todo aquél que está destinado a ser iniciado en la vida actual se le identifica por su labor de servicio a los demás y por su disposición a colaborar en el trabajo de grupos, además de por su interés en participar en actividades y coloquios en los que se plantean temas de ayuda espiritual, porque busca la respuesta a la inquietud de su Alma que le empuja a hacerse cargo de su vida y tomar el sendero de la máxima realización personal y evolutiva.

La misión del iniciado ha de ser emprendida a raíz de haberle sido comunicada por el Maestro Iniciador a lo largo de la ceremonia y haberle dado las pautas necesarias para su cumplimiento y se llevará a cabo en la más estricta confidencialidad para que no se vea interferida por algún otro Ser que no esté a la altura de comprender la importancia de lo que se realiza por orden de la Jerarquía Espiritual.

El poder de luz que se despliega después de haber sido iniciado, se corrobora de inmediato con la puesta en marcha de un plan de trabajo destinado a satisfacer el requerimiento económico que se necesita para llevar a cabo la misión, porque no siempre se está en disposición de tener los medios adecuados y en ese caso, habría que dilatar en el tiempo el cumplimiento del mandato de ayuda a la humanidad.

La necesidad financiera es uno de los impedimentos que se presentan a la hora de realizar el mandato de luz, ya que a lo largo del proceso iniciático se ha debido experimentar la carencia material como prueba definitiva de ser capaz de sobrevivir en condiciones precarias que ponen de manifiesto la fuerza interna del iniciado ante condiciones adversas de supervivencia. Y es por eso que después de la iniciación se le abren todas las puertas para que se realice en el mundo exterior y no deje de ganar dinero con lo que hace, porque lo que hay que tener en cuenta es que la labor que desempeña no tiene precio a pagar con dinero y siempre será remunerado en compensación a su esfuerzo creador de luz en la materia.

misión espiritual

 El mandato de la Misión

Lo que se entiende por misión es la capacidad de representar el papel de mediador entre el Cielo y la Tierra, después de haber sido preparado para ello por el Alma de Luz en los planos internos de la conciencia. El papel de mediador se ejecuta de manera silenciosa para no levantar sospechas de que se está haciendo algo fuera de control, porque cada vez que un iniciado se propone hacer algo, hay una reacción en contra que hay que saber valorar de antemano para que no se produzca el fracaso y se deje de manifestar lo creado con anterioridad.

Cuando se decide que la misión es lo más importante al margen de todo lo demás, se produce un cambio de energía en la persona que la empuja hacia su objetivo sin tener en cuenta los límites que ella misma se impone a través del mundo exterior para que no pueda llevar a cabo su plan, pero una vez superados, nada podrá detenerla en su empeño de seguir adelante en el camino que se ha trazado para seguir avanzando en el sendero de iniciación.

El problema con el que el iniciado se encuentra a la hora de realizar la misión que le ha sido encomendada, es que nadie de su entorno le apoya en la decisión que toma de salirse de la vida mundana para resucitar en el plano de Luz, que no es otra cosa más que el Espacio Sagrado del corazón adonde se retira después de haber sido iniciado en el grado de Maestro. La preponderancia del corazón en el que ha llegado a ese punto de evolución espiritual, hace que los demás le rechacen por lo que es, como reflejo de lo que no quieren ver en sí mismos cuando le miran y por su capacidad de desarrollar los poderes latentes que se vienen a manifestar a medida que se recorre el camino.

La mayoría de las veces en las que un iniciado se atreve a decir que lo es, se produce el colapso de energía en quien lo escucha para no seguir oyendo lo que tiene que decir y se malgasta la energía de los dos, que deja de estar en su lugar y se corrompe en su intención creadora de luz. El iniciado que no sabe a qué atenerse en lo que respecta al secreto que hay que guardar en lo que a su historia se refiere, se arriesga a perder su poder y se deja llevar por la vida de nuevo antes de que se dé cuenta de que se ha desviado del camino.

El confort de la vida material ya no es un obstáculo para él a la hora de tomar la decisión más adecuada para desarrollar el plan y siempre estará dispuesto a salir adelante, cueste lo que cueste y a no desperdiciar el tiempo que le queda con personas que no son de su agrado y que solo desean estar con él para beneficiarse de su potencial de luz sin aportar nada a cambio.

La lección que ha de aprender en la vida quien se inicia, es la de ser responsable de la energía que maneja para que no se diluya en el éter sin haber sido utilizada para un fin concreto de ayuda a la humanidad.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

 

 

La Gran Invocación y su significado en el mundo actual

La-Gran-Invocacion

La Gran Invocación y su significado en el mundo actual

La primera estrofa de la Gran Invocación se refiere a la cantidad de Luz que alguien podría recibir si se conectara con el mensaje profundo de lo que se quiere decir en ella. La Mente de Dios es el resultado de la Creación de un punto de Luz en el Universo desde donde se distribuye el poder de la visión del aura a quien invoca de manera consciente desde el centro de poder espiritual del corazón. La consecuencia de la apertura de la visión del aura, es la entrada de Luz en la mente del hombre y el reconocimiento de la Luz en los demás que son como él, desde el momento en que se deja de estar en la oscuridad.

El poder de la Luz en la mente del hombre se podría anclar en ella con el recitado de la Invocación durante al menos el periodo de tiempo del Festival del Cristo que se celebra con la luna llena del mes de Junio y a lo largo de todo el mes anterior que coincide con la celebración del Festival del Buda también llamado Wesak. Y si además de eso se tomara en consideración la energía que se desprende a la hora de recitarla, el contenido de Luz se vería aumentado de manera considerable y efectiva al incorporarse a la persona a raíz de la intención.

Cuando se reza la Gran Invocación se crea un espacio de Luz en el interior del individuo y a la vez se despierta el poder del Amor si se pronuncia desde el Corazón de Dios, que es el mismo centro de poder espiritual del que hablamos en relación a la primera estrofa. En el aura del hombre hay un espacio en el que se ubica el Corazón de Dios, situado en el centro del pecho a la altura del corazón físico, desde donde se realiza el trabajo de conexión con el Alma de Luz o Ser Superior y todo lo que se refiere al mundo real, que no es otro más que el mundo de lo que no se ve con los ojos del cuerpo y desde donde se entra también en el Corazón del Universo de la dimensión del Amor situada en la Nueva Tierra de Luz o quinta dimensión.

El poder del Amor en el Corazón de Dios es capaz de reparar el dolor en el corazón humano a la hora de hacer la Gran Invocación y podría ser el remedio más adecuado para sanar las heridas del alma que aún no han salido a la luz y se diría que el Cristo no se  ha manifestado aún en la Tierra por el dolor que persiste en la humanidad desde el momento en que se marchó la última vez que estuvo en ella. El poder de la manifestación del Cristo se hace patente en el interior del corazón de uno mismo cuando se ubica en el Espacio Sagrado donde todo es Luz y Amor y donde se escucha Su Voz al hablar de lo que se ha venido a hacer a la Tierra como parte del Plan Divino que se menciona en la estrofa siguiente.

El propósito de Dios para con el hombre no se manifiesta en la Tierra como sería de esperar, porque en él mismo no está el sentimiento de haber venido a ella con un propósito definido que ha sido determinado por su Alma de Luz y desde ese punto de vista, el sentido de la vida deja de tener valor a los ojos de quien la vive sin la conciencia de que todo lo que hace viene marcado por el propósito de su Alma y no por el deseo de su cuerpo.

Y así es como entramos en la estrofa final en la que se alude a la energía del desamor que se conoce como “el mal” a raíz de la desaparición del Amor de verdad en el Corazón de Dios del hombre, que se convirtió en una piedra y se cerró al conocimiento superior de lo que había en Él antes de que fuera destruido por el “mal” llamado egoísmo y por el “mal” llamado ansia de poder personal y deseo de manipular las conciencias de luz del género humano para el beneficio personal de unos pocos, que no se están dando cuenta de que la realidad que les espera es muy diferente a la que ellos pretenden crear con su egoísmo y alienación de las mentes para que no se puedan desprender del deseo de vivir en la Tierra de dolor de la materia.

El deseo de felicidad para la humanidad está implícito en las últimas palabras de la Invocación así como el restablecimiento del Orden en el Universo con el Poder, el Amor y la Luz del Fuego Sagrado de Dios en el corazón del hombre de la Tierra.

Cuando se realice la Gran Invocación se llamará al Ser Superior para que entre en el canal de luz y se funda en comunión con el alma terrenal, para que el efecto de la Invocación se pueda percibir en el cuerpo físico y se pueda incorporar además en el Cuerpo de Luz por la participación del Alma de Luz en la meditación. Y por último, hay que señalar también que es el método más rápido para despertar al Cuerpo de luz que duerme en el interior del corazón dentro del Espacio Sagrado y de conectar con Él para que sea el vehículo de conexión multidimensional con el resto de dimensiones del Universo a las que aún no nos hemos atrevido a entrar porque no nos ha sido posible despegar la nave espacial de luz para volar más allá de la conciencia tridimensional.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

 

Lo que se esconde tras el problema de la alimentación

lactancia3

Lo que se esconde tras el problema de la alimentación

Todo el que alguna vez ha sufrido un problema con el alimento, se hace cargo de lo que eso supone cuando se relaciona con los demás y consigo mismo, porque no hay que olvidar que tal y como el hombre se maneja en el exterior, de igual manera lo hace en su interior.

La manera de ingerir el alimento está en relación directa con la necesidad de alimento materno y con la disposición a ser alimentado por la madre en cualquiera de sus maneras, ya sea a través de alguna sustancia que se considere adictiva, a través de la ayuda emocional, a través de la ayuda financiera o incluso a través de la misma comida. La consecuencia de dejarse alimentar por la madre más allá del periodo de lactancia, desarrolla el vínculo de dependencia que no ha sido contemplado por los expertos como un problema de salud al que hay que encarar de frente si se quiere entender el proceso de liberación del ser humano.

La ayuda emocional que se solicita al entrar en conflicto con la parte de uno mismo que busca a la madre, entra en contradicción con la necesidad de ser libre que se le plantea al individuo una vez alcanzado su periodo de madurez y su posterior inserción en la sociedad como ser adulto. La historia de la evolución humana ha dado muestras de poco desarrollo emocional a la hora de enfrentar la vida, en la medida en que no se relaciona lo que ocurre con la capacidad de uno mismo de crearlo y traerlo a la realidad, así como tampoco se relaciona el desenlace final de un acontecimiento con el resultado que se ha perseguido para acceder al conocimiento de algo nuevo. Y es por eso que el hombre no discrimina, desde el punto de vista de la conciencia superior, entre la verdad o la falsedad de lo que se le presenta para resolver o ser tenido en cuenta en el momento de vivir la experiencia, ya que lo que para uno puede resultar de su agrado, no lo es así para el otro, que busca la manera de zafarse y evitar el control de la prueba a la que es sometido por la Madre Tierra para determinar su capacidad de aguantar el dolor y dejarlo de lado.

La madre no es consciente del daño que provoca al hijo cuando no le deja alimentarse por sí mismo a la hora de entrar en contacto con la vida que ella misma le ha dado para que la viva a su manera y no para decirle cómo ha de hacerlo, porque en ese caso está incumpliendo con su mandato divino de ayuda al hijo desde su papel de madre del cielo, que no duda en sacrificar el impulso materno de hacer cualquier cosa por él para evitarle el sufrimiento y se aleja de su lado con el fin de que aprenda la lección que la vida le trae sin intervenir en cómo se ha de resolver el aprendizaje.

Cuando en el momento de la concepción no se ha deseado traer ese hijo al mundo, se produce un cortocircuito emocional entre ambos cuando se relacionan entre sí, con el fin de no ser libres el uno del otro y mantenerse unidos por el cordón umbilical que les garantiza la dependencia de por vida. El conflicto de separación de la madre cuando se trata de un hijo varón, se multiplica a la hora de buscar una pareja porque en ese momento la madre se hace presente en el inconsciente para decirle al hijo cuál es la mujer más adecuada para él, que no siempre es la que debería ser para su mayor bien sino la que la madre desea por ser como ella.

Cuando se entabla la relación hombre-mujer, ninguno de los dos se percata de lo que se esconde tras el comportamiento de cada uno y no se dan por aludidos cuando se les recrimina desde algún otro lugar de la conciencia para que se retomen mutuamente en sus papeles de seres de diferente sexo que se unen para ser uno solo en régimen de igualdad, dejando fuera a la madre y al padre como parte de la pareja. Cuando un hombre y una mujer se dan cuenta de sus respectivos papeles en igualdad de condiciones, se produce el milagro de la entrada del hijo en el canal de luz de la madre a instancias de ella y se aventuran a jugar en el juego de la vida y a descubrirse el uno al otro tal y como son de verdad, al margen de los estereotipos que les han sido grabados por los padres.

La madre del hijo que aún no se ha liberado de ella, se relaciona con la mujer que él ha elegido como compañera con la energía del desamor y con la falta de conciencia de no verse a sí misma reflejada en la persona que tiene enfrente, porque si hay algo que la madre no sabe es que mientras el hijo sea dependiente de ella, le está vetada la entrada a la dimensión del Amor donde no hay esclavitud de ningún tipo y todo se resuelve desde la libertad del alma y desde la luz de la falta de control de la energía de los demás.

El poder de la madre para manipular a los hijos hace que éstos se desvíen de su camino de vida y se conviertan en marionetas del destino, lejos de lo que más les conviene para desarrollarse como personas individuales que no necesitan más que un empujón de amor y comprensión de lo que ellos han venido a realizar en la medida en que hayan sido apoyados por los padres sin haber intervenido en lo que los hijos decidan por sí mismos.

lactancia2

El poder de la luz en la madre

En la madre se da también el poder de la luz desde el momento en que despierta a ser consecuente con el dolor que le ha creado al hijo por su falta de amor, en la medida en que ella misma no ha sabido cómo desarrollarlo en su interior y desea reparar el error del desamor con la entrada en la luz de su alma, con la esperanza de que el hijo sea capaz de retomar su papel en la vida al margen de ella. Desde el momento en que la madre se despreocupa del hijo, la nueva vida que les espera hace su aparición y mientras la madre se coloca en el papel de Madre Divina, el hijo se encuentra consigo mismo para vivir la existencia que le corresponde por decisión propia, a la vez que se encarga de desarrollar el papel que le ha sido otorgado en virtud de su evolución espiritual, que no se reconoce a simple vista pero sí en los niveles internos del alma donde se encuentra desplegado el plan de vida de cada uno.

El silencio del alma es el resultado de la intervención de la madre en el aura del hijo y es por eso que no se puede remediar el error de la manipulación sin el consentimiento de ambos para liberarse el uno del otro, porque si uno de los dos no estuviera de acuerdo en ser libre, el otro dejaría de serlo a su vez por la mutua dependencia de la energía del desamor. La parte que a la madre toca en este proceso es la de darse cuenta de lo que se ha perdido por el hecho de no haber sido capaz de atender a su hijo desde el corazón y no desde el dolor de la mente, que no ha sabido cómo responder a sus requerimientos de amor a todas horas, con la intención de que la madre fuera consciente de que no era eso lo que él deseaba para obligarla a corregirlo.

El conflicto que se le presenta a la madre a la hora de cuidar al hijo que acaba de nacer, es el mismo que se le presentó a la suya propia cuando ella nació y así la historia se vuelve a repetir hasta que alguna de las dos se conecta con su Alma de Luz y se pone de acuerdo en su interior con el alma del hijo para solucionar el conflicto que les ha venido separando durante generaciones de desamor y falta de atención real.

The babe in an environment of the fresh fruit, isolated on the white

La manipulación del hijo a través del alimento

En la naturaleza animal se puede observar que la mayoría de las especies no desean el alimento materno después de un corto periodo de tiempo y con esa decisión los pequeños se alejan de las madres para buscarse la subsistencia por sus propios medios sin la ayuda de ellas. Ocurre lo contrario en el caso de los humanos, a pesar de ser una de esas especies a las que nos referimos, por haber sido educados en el convencimiento de que no lo son y de que hay algo superior que les diferencia, como así es, pero a la vez no hay que olvidarse de que todo lo que hacen en el inconsciente está determinado por la parte de su alma animal.

El complejo de Edipo tanto en el hombre como en la mujer entra en vigor desde el momento en que la madre decide alimentar al hijo con el pecho materno más allá del tiempo establecido por la Madre Naturaleza, que en algunas otras especies se sitúa en torno a los dos meses, porque ahí es cuando la relación madre-hijo se convierte en dependencia y en lugar de ser alimentado desde el amor, lo es desde el resultado del vínculo creado por la madre al creer que hace lo correcto. A la madre que no es capaz de soltar al hijo en el alimento le será muy difícil liberarse de él, a pesar de lo que se piense en la actualidad con respecto a la lactancia materna, porque lo que se pretende a través de la inculcación de esa idea en las mujeres, es crear hijos dependientes para que no puedan llevar a cabo su misión de liberar al planeta de la esclavitud de la materia densa, que es el mensaje de luz que ellos traen si se les deja llevarlo  a cabo a través de la retirada de la leche materna a su más temprana edad y la sustitución por algún otro alimento de carácter natural que no haya sido manipulado por el hombre.

Cuando al bebé se le permite seguir alimentándose del pecho, se produce la descomposición del germen de vida ubicado en el espacio intercostal cerca del bazo, que se utiliza para elevar el nivel de conciencia a lo largo de la vida y para entrar en la dimensión de la Luz y el Amor, también llamada quinta dimensión. El espacio del que hablamos tiene su correspondencia en el corazón, en el lugar que tiene por nombre “espacio sagrado del corazón” o “cámara secreta del corazón” y allí es donde hay que dirigirse una vez se haya resuelto el conflicto de separación del alma y el problema de la dependencia con la madre.

El bebé al que se le priva de entrar en el espacio sagrado de su corazón a causa de la alimentación excesiva del pecho de la madre, se convierte en un adicto a ella y a todo tipo de sustancias que le recuerden a ella, con el uso excesivo de drogas y alcohol, así como el uso de la violencia, la agresión y el victimismo como formas de comportamiento que le recuerdan a la madre en su empeño de ser alimentado por la fuerza.

madre hijo

La madre y el hijo cuando se unen en el Amor

La parte del alma que representa a la madre, ha de encontrarse con la del hijo a la vez que se reconocen mutuamente como parte del mismo Todo en el que se hallan inmersos por propia decisión, pero para eso resulta necesario el haberse liberado del vínculo de dependencia que les ha mantenido unidos a lo largo del tiempo de estancia en la Tierra, al haberse dado cuenta de que los dos son Uno y de que el hijo está en el interior de la madre al igual que ella en el interior de él y que todo lo que se realiza en el exterior a través de los hijos, es únicamente un reflejo de la propia vivencia a la que es necesario prestar atención para ser sanada de una vez por todas.

Cuando la madre y el hijo se unen en Amor, la luz entra en ellos para no apagarse jamás y recorrer juntos el camino que Dios les ha encomendado como misión de vida y apoyarse en las decisiones que ambos han de tomar después de haberse liberado de la esclavitud de la materia y después de haberse servido como Maestros de Luz el uno para con el otro.

Al final del recorrido por la materia, el Cuerpo de Luz de la madre se une al Cuerpo de Luz del hijo y se reconcilian en las esferas superiores del alma en donde siempre han estado unidos al margen de la materia que les separó y se disponen a emprender una nueva vida en común para recordarse en la dimensión del Amor a la que pertenecen, con la conciencia despierta de estar en el lugar que les corresponde y de ser Uno en todo lo que hagan sin interferencias de nadie que se lo impida.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

El control de la madre hacia el hijo

lactancia1

El control de la madre hacia el hijo

Cuando una madre adolece de cariño hacia el hijo que lleva en sus entrañas, se comporta de tal manera que todo lo que hace resulta perjudicial para él, desde lo que dice, lo que piensa o lo que siente, sin hablar de los efectos que ese comportamiento tiene también para ella misma.

La madre que no se hace responsable de su creación en lo que se refiere a lo que acaba de engendrar en su vientre, no puede pretender que algún día ese hijo se relacione con ella desde el amor del corazón por no haberlo recibido en el momento en que fue concebido. En la mayoría de los casos, las relaciones sexuales destinadas a engendrar al nuevo Ser que desea venir a la Tierra son inconscientes y no se tiene en cuenta el deseo de los padres de que ese hijo venga al mundo en el momento en que ellos decidan, porque para eso está el control de la natalidad, para desechar esa posibilidad y no entrar en conflicto con el inconsciente.

La relación de pareja se convierte en un infierno cuando alguno de los dos no desea ser padre y acaba culpando al otro de lo ocurrido y se enfrentan entre sí para ver quién de ellos ha decidido traicionar al compañero entrando en conflicto de interés y de confianza mutua. La percepción del embarazo por la madre alimenta el problema de la separación del alma en dos mitades que no son capaces de ponerse de acuerdo en lo que es lo mejor para el hijo que viene en camino, sin percatarse de que son ellos mismos quienes han optado por crear esa situación de desamor que a ninguno beneficia.

Cuando un padre o una madre están en desacuerdo por el hecho de traer un hijo al mundo, no se relacionan desde el amor sino desde el dolor de la pérdida de control en el momento del intercambio sexual, perdiéndose la oportunidad de haber disfrutado del placer del encuentro en la llamada consciente del hijo. Cuando eso no se da, el hijo se siente abandonado desde el principio y se le fuerza a desear la muerte por no haber sido querido y eso puede llevarle a querer salir del útero de la madre que no le ha llamado a su debido tiempo.

El hijo que no ha sido deseado por los padres en el momento de la concepción, se obliga de igual manera a desear la muerte de ellos y a no querer estar en sus vidas más de lo debido, a no ser que se esté en disposición de reparar el error que se cometió en el momento de la llamada del hijo, a través de la toma de conciencia de lo que se hizo en aquel supuesto instante en el que decidió entrar en la madre.

bebé1

 Reparación del trauma de la concepción

En el caso en que no se recuerde cuando pudo ocurrir, se recomienda hacer un ejercicio de introspección y pedirle al inconsciente que nos traslade al momento exacto y dejar que él mismo se encargue de encontrarlo en el archivo de la mente para garantizar que el ejercicio se lleve a cabo con éxito. Y una vez allí, se solicitará la presencia del Ser Superior de la madre o el padre, según el caso y se le requerirá que se ponga en contacto con el alma del hijo y que la dirija hacia la entrada en el canal de luz de la madre para que se acomode en su vientre y sea bien recibido por ella.

Al igual que en el caso del hijo propio, este ejercicio se puede realizar para uno mismo y ponerse en el lugar de la madre como si fuera ella, pidiéndole al Ser Superior que nos haga entrar por el canal de luz de la madre hasta quedar instalados dentro de su útero, para que se dejen de sufrir los efectos de la mala relación entre los padres a consecuencia del desacuerdo que se creó a raíz de la decisión de entrar en sus vidas.

Después de haber realizado este ejercicio con la conciencia bien despierta, el inconsciente tomará nota del deseo de la madre de ser consciente en el momento de la concepción y se reparará el error cometido durante la relación sexual sin control. La consecuencia más directa de la falta de control en el encuentro sexual de la pareja, es el excesivo control de la madre hacia el hijo, que no se conforma con hacerle la vida imposible y le despoja de su libertad como ser humano, al que es necesario mantener encerrado entre cuatro paredes y dejar de alimentarle por el pecho para alimentarle desde el cordón umbilical a modo de vínculo indestructible que se convierte en una prisión de dolor y pesadumbre para los dos.

La única manera en que uno se puede desligar del lazo materno de dolor, tiene que ver con el resultado del ejercicio anterior que nos trae el momento presente con la conciencia plena de haber sido deseado por la madre en el momento de la concepción y no haber sido rechazado por ninguno de los dos.

El dolor de la separación del hijo no es real desde el punto de vista del alma, lo único que duele es el hecho de no poder seguir alimentándose de su energía a través del vínculo de desamor y dependencia que se crea entre los dos a causa de la pérdida de control en la manifestación del amor.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

La Capilla Sixtina en el concepto creador de materia

Capilla Sixtina1

La Capilla Sixtina en el concepto creador de materia

La Madre de Dios se acomoda en una estancia de la Capilla Sixtina para dar a conocer su mensaje de creación desde el Cielo. Y este mensaje es el siguiente:

“Yo Soy la mujer que descendió a la Tierra para crear en la materia con el consentimiento de Dios y por eso ahora te hablo desde el Cielo, para decirte cómo has de crear desde aquí para que nada te pueda faltar en la Tierra donde vives. Todo lo que necesitas es abrir tu corazón a la entrada de lo que quieres crear y ponerlo a disposición del mayor bien de todos y del tuyo propio y cuando hayas sentido que esa intención se ha concretado en tu pecho, considerarás oportuno que la luz descienda del Cielo para entrar a alimentar tu creación y a continuación pedirás que se haga visible en tu entorno en el momento más adecuado para ti y para todos los demás. Con este mensaje te desafío a que empieces a crear en la materia con el consentimiento de Dios, sabiendo lo que haces y haciéndote responsable de lo que has decidido traer a la luz desde el Cielo, para que nunca más vuelvas a estar a oscuras cuando hagas uso de tu poder creador. Lo que la Madre de Dios desea dar a conocer, es el mecanismo de creación desde el corazón, que es el espacio desde donde el Cielo se manifiesta en la Tierra y desde donde se materializa la energía de luz necesaria para que lo creado se haga real en el mundo material”.

 capilla-sixtina1

Testimonios desde el Cielo

En la Capilla Sixtina hay también algún que otro elemento que alude al poder creador del ser humano, como es el caso de la imagen en la que se representa a un hombre tumbado recibiendo el influjo divino de Dios con el toque de Su dedo, como símbolo de la transmisión de Su Poder para que lo utilice de manera sabia.

Hay además otra escena muy conocida por todos en la que se ve a un Ser alado que no deja de revolotear alrededor de su presa para inducirla a comer del árbol prohibido donde está esperando la serpiente para ofrecer el conocimiento sagrado del bien y del mal a quien sea capaz de descubrir su misterio. Y a su lado se encuentran otros dos Seres, hombre y mujer, tras haberse comido la manzana y haberse reconocido en su desnudez después de haber sido libres en el cielo. Y cuando estos Seres se dan cuenta de que ya no son lo que eran, se arrepienten de su decisión de haber probado el fruto de la miseria y el dolor y de haberse despojado de sus vestiduras de luz para caer en el barro de la materia, al igual que le ocurre al hombre en la actualidad, que está dentro del barro sin saberlo y no se quiere levantar para lavarse la cara y mostrarse como es por temor a ser repudiado por quien le obligó a caer, sin darse cuenta de que nadie hay ajeno a él mismo que se lo impida.

Si seguimos observando las pinturas de la Capilla Sixtina, encontramos a otro Ser del que nada sabemos porque no nos ha sido presentado y no conocemos nada de su vida en el Cielo, al igual que no somos conscientes de nuestra vida en el Cielo poco antes de venir a la Tierra. Y si nos ponemos al habla con él, nos cuenta cómo era su existencia en el más allá cuando todo era luz a su alrededor y estaba orgulloso de ser quien era sin tener que ocultarse de nada y nos explica cómo era Un solo Ser con todo lo demás sin distinción de especie y cómo se las apañaba para recrear el Universo a su antojo sin nada que le impidiera manifestar sus creaciones. Y así es como decidimos que nosotros somos él y que estamos en el espacio multidimensional de la Capilla Sixtina para asomarnos al concepto creador en la materia con la luz del Cielo, con el deseo de que las creaciones se materialicen en la nueva Tierra de Luz de la dimensión del Amor.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

La carretilla de la Madre Tierra

Planta poder

La carretilla de la Madre Tierra

Cuando la Madre Tierra se pone a trabajar en Ella misma, utiliza diversas herramientas para desbrozar las malas hierbas que afectan a su suelo y no deja espacio en el que no entre a limpiar lo que algunas especies que no han sido invitadas, intentan destruir en su conciencia de Madre.

Cuando se habla del amor a la Madre Tierra no se tiene en cuenta el dolor que le supone el verse invadida por ciertas formas de ser que no se corresponden con la intención creadora de Luz en Ella, como podría ser el abuso de poder de unos contra otros o incluso la misma colaboración desinteresada con las especies que no son conscientes del lugar que ocupan cuando se plantan por sí mismas en terreno ajeno sin haber sido invitadas a entrar en él. El dolor de la Madre Tierra al ser colonizada por formas ajenas a su voluntad, trae como consecuencia el dolor de los elementales que habitan en Ella y que no son conscientes por sí mismos del daño que podrían ocasionar al ser humano que no les ha respetado en el control de las plagas que se extienden a lo largo y ancho del planeta.

Las plagas a las que nos referimos tienen que ver con el deseo de poseer lo que a uno no corresponde y con la estulticia y la pesadumbre de haber sido despojado de lo que el suelo produce para el beneficio de unos pocos que no se conforman con lo que tienen y ansían la riqueza natural de los demás, que no están de acuerdo con explotar su propia riqueza y buscan el apoyo comercial de otras entidades de lucro que acaban por destrozar su forma de vida y les obligan a replegarse en zonas al margen de la civilización para que no escapen al control de la multinacional.

Esto es lo que está sucediendo en algunos lugares del Amazonas donde la Madre Tierra se está viendo despojada de su energía de luz y entra en el circuito de comercialización  de sus productos al margen de la Ley de Dios, que no permite el abuso del cuerpo de la Madre de todos los hombres. Cuando el hombre abusa del cuerpo de la Tierra de esta manera tan descarada, lo que sucede es que las fuerzas de la Naturaleza se resienten y se ponen en marcha para paliar el destrozo y el abuso de poder y desencadenan huracanes y ciclones, terremotos y tsunamis y encienden el fuego en el interior de los volcanes con el fin de estar por encima de lo que el hombre tiene que decir para equilibrar el abuso.

Lo que el hombre no conoce de sí mismo es que él es la Madre Tierra y que todo lo que haga con Ella se lo está haciendo en su propio cuerpo y en su alma de luz, además de lo que resulta ser el control de la plaga de la avaricia, que no deja de importunarle para que nunca esté satisfecho con lo que la vida le da como recompensa a su esfuerzo, sin tener que desear el dolor a otro Ser por arrebatarle lo que le pertenece por derecho.

La Madre Tierra no se consuela cuando se la despoja de su vestidura de Luz y no encuentra reposo que pueda paliar el dolor de su Alma y que la ayude a subsanar el error cometido por el hombre que no desea otra cosa más que beneficiarse de su riqueza natural  a expensas del dolor de algunos de sus hijos, que no saben cómo estar a la altura para defender lo que es suyo por haber nacido en aquél lugar. Cuando la madre Tierra habla por boca de quienes la expolian, no sabe lo que dice y se confunde cuando habla de Sí misma, porque no es consciente de que está siendo utilizada para que no pueda manifestar su opinión como Madre Divina y se la amordaza en su expresión para que no se la escuche. Y cuando habla del amor a la tierra que se explota sin control, lo que se quiere decir en realidad es que el odio está presente en Ella por no ser capaz de defenderse de la agresión masculina con la ayuda de las demás mujeres como Ella, que siguen permitiendo el abuso en sus cuerpos de madre y no se reconocen como Seres espirituales que han de limpiar sus conciencias de los rastrojos que han dejado el odio y la violencia por haber sido agredidas en la intimidad de su alma de mujer.

madre tierra

El alma de mujer en el Amazonas

La carretilla que la Madre Tierra utiliza para recoger los escombros y basuras que han ensuciado su suelo, es la misma que utilizó en la época dorada de la Atlántida para sembrar las cosechas que traían la abundancia y la fertilidad que abastecían a todo el continente sin dejar a nadie sin alimento. La carretilla es el símbolo del poder de la mujer que no se desperdicia en su contenido, ya sea de luz o de oscuridad, cuando se reconcilia con la Madre Tierra y sus dones, que son los frutos que ha de dar como resultado de haberse encontrado con su alma de mujer.

Cuando la mujer no se atreve a salir de su escondite, se queda enterrada bajo la maleza de la selva del Amazonas sin poder ver la luz por la espesura del follaje que la oculta y se destierra de su camino de vida y se olvida de que existe como un Ser único en la Creación antes de que el mundo se manifestara, porque sin ella nada habría sido posible, por su poder concebidor de vida y de muerte a la vez cuando no se siente digna del potencial que le fue asignado por su naturaleza femenina.

La voz que se escucha a través de la selva del Amazonas, es la que la mujer no se atreve a expresar por temor a ser repudiada por el hombre que coloniza su suelo y controla su opinión a expensas de su herida por haber sido desposeída de su riqueza natural y obligada a tomar partido en la expoliación de la tierra en contra de su voluntad. La esperanza de vida de la tierra del Amazonas se acorta cada vez más si no surge algo que ponga fin al destrozo de su hábitat y a la miseria de sus habitantes, que lejos de enriquecerse con lo que la tierra les da, se venden al mejor postor y se deprecian en su valor intrínseco como seres que han sabido sobrevivir en el entorno hostil de la selva sin necesidad de ser ayudados por nadie.

Lo que el Amazonas está por descubrir a quien sea capaz de entrar en el corazón de la selva, es la inmensa riqueza que se esconde tras el follaje que no ha sido explorado por el hombre y que espera impaciente a que algún osado se arme de valor para enfrentarse a la gran anaconda que duerme en sus entrañas y salga victorioso del encuentro para concederle el deseo de ser libre de la esclavitud del hombre blanco que mantiene prisionera al alma de mujer y no la deja ser ella misma en la profundidad de la selva.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

La estructura de la información que se manifiesta en dolor

dolor

La estructura de la información que se manifiesta en dolor

Lo que el dolor tiene que decir cuando se manifiesta en el cuerpo, obedece a unas causas que no siempre son comprendidas porque no se entiende su contenido.

Cuando alguien se queja de que le duele algo, está refiriéndose a un estado del Ser, que se implica en la vida de la persona para dejar constancia de su oposición en relación a una situación que se ha experimentado al margen de la Ley de Dios. El dolor que se desencadena desde el confín del alma, surge a la superficie y se manifiesta en el cuerpo con el fin de ser reparado en el interior de uno mismo, con el consiguiente Amor al cuerpo que lo expresa. El dolor del alma deja de serlo cuando se lo reconoce y se trae a la vida con la intención de abrirle el camino a la sanación y por eso es importante que se sea consciente de cuál es el mensaje que quiere transmitir. Para entrar en contacto con el mensaje, hay una técnica de autoconocimiento  que se puede utilizar para conectar con el alma y preguntarle los motivos que la han llevado a despertar ese dolor en el cuerpo.

Técnica de autoconocimiento para acceder al mensaje del dolor

Cuando uno se pregunta el por qué de una situación que le ha tocado vivir, se olvida de que en algún lugar del tiempo él mismo decidió llevar a cabo ese experimento para subsanar el dolor que aún permanecía oculto en el inconsciente más profundo y que no se había podido manifestar con anterioridad por los motivos que sólo el alma conoce. Y cuando se trata de desentrañar el entramado de la información del acontecimiento que se vive, siempre resulta en desagrado por no estar a la altura de la comprensión de la circunstancia vital y salirse del cauce de la mente racional que no controla el poder de sanación y cuando algo se le opone a su entendimiento, llora y patalea de dolor y busca la manera de ocultar el mensaje con píldoras de diseño en lugar de recurrir a remedios naturales que están en armonía con su cuerpo de luz.

El poder de sanación del cuerpo de luz a la hora de tratar el dolor, es el que resuelve el conflicto del alma, que no deja de gritar en espera de ser escuchada y de ser comprendida en lo que viene a decir, para dejar de ser lo que no quiere ser por obligación del hombre que no se conforma con ser él mismo y adopta diferentes posturas para satisfacer a los demás en contra de su voluntad. Cuando el hombre no es capaz de sentirse en la profundidad de su Ser, se descompone en su energía de luz y no puede manifestar sus deseos por mucho que lo intente, ya que así lo único que consigue es perpetuar el dolor de la especie humana que no se ha enterado de nada de lo que le ha ocurrido para llegar a la situación en la que se encuentra de esclavitud y pérdida de poder. El dolor de la especie humana es el dolor de la separación de Dios en el origen y todo él viene a entrar en el alma para ser reparado tarde o temprano y para ser escuchado en lo que tiene que decir.

Ahora vamos a conocer una técnica de sanación del dolor para ser utilizada por quien lo sienta, ya sea de carácter físico o emocional.

Nos sentamos en la postura del loto a ser posible y nos disponemos a entrar en la pirámide de luz que se sitúa por encima de nuestra cabeza con las siguientes palabras: “Me coloco dentro de la pirámide de luz de la dimensión del Amor que está por encima de mi cabeza y me dispongo a realizar una investigación sobre el origen de mi dolor”.

Y una vez dentro de la pirámide, deseo escuchar lo que mi Alma de Luz tiene que decirme al respecto, con la indicación de estar en silencio, con la mente relajada y con la atención puesta en el corazón hasta que se pueda descifrar el contenido de la información, que se puede manifestar de diferentes maneras según el carácter de cada persona y según el nivel de percepción que a cada uno corresponda. Pero lo que sí es seguro, es que siempre habrá una respuesta que puede venir dada incluso en sueños o en mensajes del exterior, que nos hablan de todo lo que ocurre a nuestro alrededor sin que seamos conscientes de ello.

Una vez descifrado el mensaje, podemos recapitular la información a través de un escrito para dejar constancia en la Tierra de que mi alma está al tanto de lo que ocurre en otro lugar del tiempo y que no está dispuesta a seguir ocultándose a la energía de luz que la mantiene viva en el entramado galáctico de la conciencia multidimensional. Todo lo que hay que decir al respecto, es que el dolor deja de serlo cuando se habla con él y se le escucha de verdad en su mensaje criptográfico que solo desea estar a la altura de la situación que se está viviendo para el mayor desarrollo del alma.

 AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com

La sanación de las heridas del alma con el Baño de Fuego

temazcal

La sanación de las heridas del alma con el Baño de Fuego

Hoy día he optado por realizarme una sanación con el ritual del Baño de Fuego también conocido como sauna de vapor o temazcal.

Al comienzo del ritual me he permitido decidir que con ese baño entraría en la muerte para poder experimentarla a través del ahogo que representa estar encerrado en un lugar sin aire y sin luz con la única compañía de los elementos de la Madre Naturaleza a los que he invocado para que me explicasen la parte de conflicto de mi alma en relación a cada uno de ellos.

Antes de invocar a las fuerzas de la Naturaleza en mi interior, he llamado al poder de sanación de la Madre Tierra mediante la entonación de un canto de poder que ha salido de mi corazón y una vez hecha la conexión con Ella y obtener su permiso para acceder a la sanación, he comenzado la conversación con cada uno de los elementos.

El primero en venir ha sido el elemento Tierra, que me ha indicado que el error cometido con respecto a él  se manifestaba en mi aura en la forma de una energía de oscuridad relacionada con el rencor y la falta de amor a los demás a la hora de utilizar la palabra con fines destructivos de crítica. Y después de hablarme de lo que necesitaba para ser liberada, me ha permitido hacerlo a través de un decreto que ella misma me ha sugerido. Después de haberse marchado, se ha presentado ante mí una nueva energía que se ha llamado de “fecundidad y resurrección de la carne” y me ha pedido ocupar el espacio vacante que había dejado la energía anterior.

A continuación ha venido a verme el elemento Aire y me ha mostrado la creación inconsciente a través de pensamientos de negatividad hacia los demás y hacia mí misma y con la misma técnica que el anterior, me ha sugerido un decreto liberador para encaminarla hacia la luz de mi canal.

Poco después ha hecho su aparición el elemento Agua con el dolor del corazón por el odio acumulado y el deseo de venganza contra mis hermanos de luz y me ha explicado el por qué de la separación del alma en dos mitades y el por qué del dolor que se queda incrustado en el alma esperando su salida. Y después de hablar conmigo, me ha recomendado su liberación con un nuevo decreto y con la promesa de no volver a entrar en mi aura siempre y cuando no volviera a cometer los mismos errores.

El elemento agua ha sido duro conmigo porque me ha hecho sentir muy de cerca el ahogo de la muerte para que fuera consciente de lo que el hombre experimentó cuando decidió perecer bajo las aguas del olvido de Dios. Y una vez superado el trance con su ayuda y su guía para dejar de respirar por instantes y entrar a respirar desde el corazón, he podido sentir como si una nueva vida entrara en mí a partir de ese momento.

Y por último, se presenta ante mí el Rey del Fuego, que también se hace llamar Lucifer por algunos y me habla de Amor y de lo que ha tenido que sufrir por la ignorancia de la humanidad que lo ha condenado a vivir encerrado dentro de los corazones sin posibilidad de salir de allí por la creencia de su maldad. Y me relata su dolor y cómo se siente después de haber sido rechazado por el hombre y expulsado de su vida. Y todo lo que se le ocurre decirme es que yo soy Él en esencia y a menos que lo reconozca, no podrá dejarme escapar de la muerte. Y así es como hemos llegado a un acuerdo para que la sanación de mi alma pudiera llevarse a efecto, con la complicidad del Ángel Solar, que ha resultado ser Él mismo después de haberse quitado el disfraz de maledicencia, odio y rencor que le ha venido ocultando la cara durante siglos.

Y así es como he terminado de realizar este ritual de Sanación con el Baño de Fuego, con la gratitud a la madre Tierra y a sus elementos que me han facilitado el camino para su liberación y la mía propia.

AUTORA: Asunción Chavarri

www.elcuerpohumanodequintadimension.com